Las rebajas pueden ser un peligro para el bolsillo, por ello hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones. Se espera que el 62% de los españoles, haga alguna compra en esta temporada de descuentos, un gasto que no siempre es necesario.

Si bien hay una serie de pasos para que las rebajas se ciñan a lo que realmente necesitamos y no nos quedemos sin ahorros.

–          Hacer una lista de lo que se necesita. Con ello se deja claro cuáles son las prioridades y se evita caer en artículos superfluos.

–          Determinar un presupuesto límite para gastar. Una vez se determine esa cantidad, es importante no excederse de ella porque de ello puede depender acabar el mes de forma desahogada o con apuros.

–          Buscar los mejores descuentos. No es cuestión de coger lo primero que se encuentre, sino de esforzarse un poco para así conseguir realmente ahorrar. Para ello se puede recurrir a Internet.

–          Si se recurre al comercio tradicional, una opción puede ser dejar la tarjeta de crédito en casa. Aunque llevar dinero en efectivo sea algo que cada vez hacemos menos, en rebajas conviene hacer el esfuerzo, porque si llevamos la cantidad justa que se podrá gastar más.

–          También es recomendable acudir solos de compras. De este modo, no tendremos el estímulo externo que incite a la compra.

Cómo no gastar más de la cuenta en época de rebajas

Las rebajas pueden ser un peligro para el bolsillo, por ello hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones. Se espera que el 62% de los españoles, haga alguna compra en esta temporada de descuentos, un gasto que no siempre es necesario.

Si bien hay una serie de pasos para que las rebajas se ciñan a lo que realmente necesitamos y no nos quedemos sin ahorros.

–          Hacer una lista de lo que se necesita. Con ello se deja claro cuáles son las prioridades y se evita caer en artículos superfluos.

–          Determinar un presupuesto límite para gastar. Una vez se determine esa cantidad, es importante no excederse de ella porque de ello puede depender acabar el mes de forma desahogada o con apuros.

–          Buscar los mejores descuentos. No es cuestión de coger lo primero que se encuentre, sino de esforzarse un poco para así conseguir realmente ahorrar. Para ello se puede recurrir a Internet.

–          Si se recurre al comercio tradicional, una opción puede ser dejar la tarjeta de crédito en casa. Aunque llevar dinero en efectivo sea algo que cada vez hacemos menos, en rebajas conviene hacer el esfuerzo, porque si llevamos la cantidad justa que se podrá gastar más.

–          También es recomendable acudir solos de compras. De este modo, no tendremos el estímulo externo que incite a la compra.