Con las altas temperaturas y las constantes imágenes de piscinas, playas y lugares paradisíacos que nos llegan por distintas vías, todos pensamos en vacaciones. No obstante, para la mitad de los autónomos esto no se hará realidad, según la Asociación de Trabajadores Autónomos. Concretamente, el 18% podrá disfrutarlas durante el resto del año, mientras que el 33% restante no podrá disfrutar de ellas ni a lo largo del año.

Las razones para quedarse sin vacaciones están relacionadas siempre con los motivos económicos, ya que para algunos autónomos supondría perdida de clientela o una falta de ingresos que no pueden permitirse.

En lo que respecta al tiempo de disfrute de las vacaciones, un estudio reciente elaborado por el Observatorio Muno de los Autónomos indica que el 70% tiene apenas dos semanas o menos de vacaciones.

Dicho estudio también revela el perfil de los autónomos que se va de vacaciones. Son los jóvenes, de entre 25 y 39 años, los que menos opciones tienen de disfrutar de estos días de descanso. Además, se refleja que de los autónomos de la agricultura y del transporte son los más perjudicados a la hora de coger vacaciones.

Pero no son las vacaciones el asunto que quita al sueño a los autónomos, sino que hay cuestiones mucho más relevantes para ellos como la cotización por ingresos reales, prestaciones por desempleo y mejoras en la baja. No obstante, y a pesar de los inconvenientes citados de este colectivo, tan sólo el 30% de los autónomos preferiría trabajar por cuenta ajena.