[fsn_row][fsn_column width=”12″][fsn_text]

Alquilar una vivienda como alojamiento turístico se ha convertido en una práctica muy habitual en los últimos años, ya que supone una manera fácil de sacar rendimiento de las casas e incluso de las habitaciones que un propietario tiene vacías. Y es precisamente el auge de esta tendencia el que genera la necesidad de una regulación.

Actualmente, en España los alquileres con una duración inferior a los dos meses no están contemplados dentro de la Ley de Arrendamientos Urbanos, lo que crea un vacío legal en este ámbito que permite a los propietarios estar libre de obligaciones fiscales.

Esta laguna legislativa unida a los beneficios económicos que da el alquiler de una vivienda por periodos breves está influyendo en el cambio de sistemas de arrendamiento.

Esta realidad o moda está provocando que en algunas ciudades como por ejemplo Málaga, Madrid o Barcelona, se convierta prácticamente en misión imposible encontrar un alojamiento para alquilar por largas temporadas.

La normativa que se establezca en torno a este alquiler, es decir, la regulación debe ser creada por el Gobierno central, ya que las comunidades autónomas no pueden intervenir al no estar definida como una actividad económica.

Fuente: Diario Sur

[/fsn_text][/fsn_column][/fsn_row]