[fsn_row][fsn_column width=”12″ style=”display: block;”][fsn_text]

Hay familias en España que se lo piensan varias veces antes de hacer uso de la electricidad. Aclimatar una vivienda, poner la secadora o simplemente encender la luz, son algunas de las acciones que hoy día pueden ser un problema para muchas personas, que hacen malabares para que la factura de la luz no se dispare. Sin embargo, existe poca demanda del bono social creado para este fin por el Ministerio de Energía, que ahora ha puesto en marcha un portal online para incentivar la solicitud de estas ayudas.

Se trata de la página web www.bonosocial.gob.es. y el ahorro en la factura eléctrica puede llegar a alcanzar el 100% para las familias que se encuentren en situaciones económicas extremas.

El demandante de la ayuda debe cumplir con unos requisitos, ya que debe tener contratado el precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC) en la vivienda habitual y contar con unas características familiares, personales y de renta que fija el Ministerio.

Desde el Gobierno central se han establecido tres grupos de consumidores que se pueden beneficiar del bono social en el recibo de la luz, atendiendo a distintos requisitos.

En primer lugar, están los denominados consumidores vulnerables, que podrán registrar un descuento en sus facturas del 25%. En este apartado están aquellas personas, sin menores a su cargo y que no formen parte de una unidad familiar, con una renta inferior a 11.279 euros al año. También quienes tengan un menor a su cargo y perciban menos de 15.039 euros anuales. Y quienes perciban menos de 18.799 euros y tengan a dos o más menores a su cargo.

Asimismo, también forman parte de este grupo las familias numerosas o las familias cuyos miembros sean pensionistas.

En segundo lugar, está el consumidor vulnerable severo que puede beneficiarse del 40% de descuento. Los requisitos son contar con una renta anual menor al 50% de los umbrales establecidos para ser considerado consumidor vulnerable o pertenecer a una familia numerosa y percibir menos de 15.039 euros al año. En el caso de los pensionistas, la renta de la unidad familiar no debe superar los 7.520 euros, correspondientes de las 14 pagas.

El último grupo son las personas en riesgo de exclusión social, que podrían obtener el 100% de descuento en sus facturas, en el caso de estar siendo atendidos por los servicios sociales.

Los beneficiarios del bono social tendrán un periodo más prolongado para hacer frente a las facturas impagadas que el resto de consumidores. Concretamente, un período de 4 meses desde la primera notificación de impago.

Se puede solicitar el bono social por teléfono, correo electrónico, correo ordinario, o fax directamente a alguna de las comercializadoras de referencia, quienes tiene la obligación de ofrecer y financiar el bono social.

 

[/fsn_text][/fsn_column][/fsn_row]